Aceite oliva 100%

Una auténtica bruja elabora sus propias pociones y remedios sanadores, por lo que en esta ocasión les enseño como elaboro la materia prima de muchas lociones, ungüentos y oleatos de uso habitual

Sabemos lo importante que es para nuestra salud y para la eficacia de nuestros rituales la pureza orgánica de los elementos e ingredientes que usamos. El aceite es un consumible de uso común en nuestros días lo usamos para todo tanto alimentación, cosmética o unciones rituales, por ello cuanto más puro llegue a nuestras manos muchísimo mejor. Como es un poco difícil, a no ser que tengas plantación te propongo que entre septiembre y noviembre lo recolectes en cualquier campo a las afueras de tu residencia, los olivos han quedado solitarios a las orillas de las tierras, muchas de ellas abandonadas, por lo que escoge bien un árbol que no haya sido fumigado con pesticidas para garantizar 100% el aceite puro y orgánico.

Mete en un cubo las olivas y cúbrelas de agua, retira las que floten, las que veas en mal estado, las hojas etc. Escurre bien y ponlas dentro de un triturador, también puedes deshuesar y pasar la batidora, el caso es que tienen que quedar echas puré.

Ponlas en una olla a fuego lento, que no supere los 40ºc, durante una hora aproximadamente revolviendo de vez en cuando. Antes de que enfríe colamos la pasta y prensamos lo más que podamos, para ello podemos envolverla en una tela y poner peso encima, o escurrimos con todas nuestras fuerzas (aquí usar guantes porque el líquido es muy ácido). Deja reposar el líquido, veras que se separa en tres, el agua queda abajo, en el medio materia sólida y arriba el aceite, esto se separa cuidadosamente por decantación o cogiendo el aceite con una cuchara o jeringa.

Intentaremos escoger las herramientas menos dañinas, como olla de barro o hierro colado, útiles de madera etc

 

El resultado es un 15% de aceite, poco teniendo en cuenta el trabajo que da, sin embargo absolutamente puro. Tiene una caducidad de entre 18 y 24 meses dependiendo de la clase de oliva. Hay que tener en cuenta la vibración con la que trabajas pues el aceite al igual que el agua se impregna de la energía que desprendes.

Ahora podemos decidir que hacemos con el, podemos poner plantas secas a macerar para extraer sus propiedades con las que  elaborar cremas pomadas o ungüentos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s